sábado, 5 de marzo de 2011

Fraudes en la Política


            Hoy leo en el periódico que el TC (Tribunal Constitucional) ha aceptado a trámite el recurso presentado por el Ministerio de Sanidad contra el Catálogo Gallego de medicamentos, con la consiguiente suspensión del mismo. Así mismo leo que Pilar Farjas acepta esa suspensión mientras insta a los médicos a continuar recetando los medicamentos del Catálogo. 

            Ayer venía otra noticia, en la cual el TSXG (Tribunal Superior de Xustiza de Galicia) rechazaba la querella interpuesta por los colectivos farmacéuticos contra la norma y la paralización de la misma. Ya salieron todos los políticos diciendo que si el TSXG decía que no era necesario paralizarla, pues el TC no debería hacerlo y se debería retirar el recurso interpuesto en éste. Leo hoy unas declaraciones del BNG a propósito de todo esto donde dice que la sentencia del TC será favorable al Catálogo ya que si el TSXG no vio indicios de “desigualdad” en los gallegos, tampoco debería verlos el TC.

            Y ahora me gustaría dar una versión menos “política” y “sesgada” sobre el asunto, pues todas estas noticias y declaraciones cuentan sólo una parte de verdad y omiten muchas más. En primer lugar la noticia de ayer sobre el varapalo que sufrieron las farmacias por el rechazo del TSXG (casi palabras textuales del noticiario). Resulta que los colectivos farmacéuticos interpusieron demanda contra el Catálogo aduciendo que era inconstitucional, y sobre este tema se basaron casi todos sus puntos, ya que obviaron la presentación de datos del porqué el cambio de medicamentos sería perjudicial para el paciente. EL TSXG negó la admisión del recurso porque NO era su competencia el hablar de inconstitucionalidades. Es decir, que no entró en el fondo de la cuestión porque NO tenía competencia para hacerlo ya que eso debía hacerlo el TC. Claro… ya salieron todos los políticos de turno diciendo que si el TSXG decía que no se admitía a trámite, era porque no era inconstitucional.

            Hay que ver como se manipulan las noticias.

            Ahora me toca pensar un poco en lo que significa esta noticia de la admisión a trámite del recurso en el TC. Esa mera admisión significa que “hay indicios de inconstitucionalidad”.

            Cuando un político es elegido (en realidad nombrado a dedo, ese es el milagro de la “democracia” española), se le exige (a través de jura o promesa) el cumplimiento de la Constitución. Por lo tanto si una norma impulsada por ese político es inconstitucional (o simplemente tiene indicios de serlo), ¿no se le debería cesar del cargo? ¿no debería dimitir? ¿no debería asumir responsabilidades?

            Una cosa es que se tenga en mente que la Constitución Española es un conjunto de palabras sin mucho sentido, metidas con calzador y más bien absurdas (yo mismo pienso así). Y otra cosa es que, una vez jurado (o prometido) obediencia y respeto a dicha norma, se busquen formas de “escaquearse” de la misma.

            Si la Constitución no gusta, hay formas de cambiarla (previstas en la propia Constitución). Propongamos un cambio en la misma y si es aceptado, pues adelante. Pero ir “por detrás”, a la “chita callando” buscando el recoveco, analizando las lagunas y buscando la trampa, para así evadirla… eso es lo que se conoce de toda la vida por Fraude (usar una ley para escapar de otra). Y a toda persona “normal” que se le pille en fraude, pues a según el fraude tendrá una multa leve o incluso una condena grave.

            Un político no. Ellos usan el Fraude como parte integrante de su actividad política. Cuando una ley no gusta, pues se inventan otra (para eso son ellos los que hacen las leyes… uno de esos fantásticos mecanismos de control de la política española, poder legislativo, poder ejecutivo y poder judicial son en realidad el mismo en España, pues quién hace las leyes, quien las ordena cumplir y quién las juzga, en España es el Gobierno, pues desde el momento en que los jueces son elegidos por los políticos que mandan… eso ya dice mucho de la “imparcialidad” de los mismos) y todos tan felices. El problema es cuando no gusta la Constitución, que como para cambiarla se necesitan unas condiciones especiales, y no son fáciles de cumplir, pues se busca siempre sortearla, en lugar de cambiarla directamente.

            ¿Qué pasará ahora en Galicia? El futuro es claro. Pilar Farjas no puede hacer nada contra la sentencia del TC, ni contra la paralización del Catálogo. Pero puede llegar a un acuerdo con el Ministerio, en cuyo caso, independientemente de lo que diga el TC, podrán hacer lo que quieran (qué bonita es la política en España, ¿verdad?). También puede hacer una nueva norma, que haya que cumplir “por cojones”, que luego será también rebatida por el TC, pero que entre mientras seguirá jodiendo a médicos, farmacéuticos y pacientes de Galicia. Podrá hacer muchas cosas… pero os aseguro que ninguna de ellas será admitir que metió la pata hasta el fondo y asumir la responsabilidad por ello.

            Y me gustaría hacer una pequeña pregunta… ¿quién va a pagar por todos los perjuicios causados? Pues a nivel de farmacias se ha causado un daño económico con todo esto enorme. A nivel de pacientes se ha causado un daño sanitario enorme. A nivel de médicos se ha causado un daño económico enorme (o recetabas lo que ellos decían, o te bajaban el sueldo). Y eso sin contar con el daño moral (que ha sido gigantesco, pues durante este tiempo, de la noche a la mañana se han cambiado normas, se han cambiado obligaciones, se han añadido otras nuevas… cada día era una odisea en este tema… cada día teníamos que lidiar con los pacientes que no sabían a qué a tenerse, y nosotros aún menos… demasiado estrés hemos ganado con esto). Y todo para “ahorrar”.

            Pues lo que tanto se nos vendió del “ahorro” que generaría el Catálogo Gallego no fue más que una bonita pantalla de humo. EL Catálogo Gallego supone un ahorro parcial, pues lo que la Xunta no gasta en medicamentos al sólo pagar los más baratos, luego tiene que pagarlo en otras cosas, como es la hospitalización, los tratamientos nuevos (yo tengo a 7 pacientes que, luego de cambiar su medicación a genéricos, sufrieron problemas que hubo que tratar con nuevas medicaciones, que en realidad son mucho más caras que las que llevaban antes, pero que eran las únicas que podían dársele que estuvieran en el Catálogo Gallego) y los problemas asociados a las personas polimedicadas.

            Por otra parte, todo el “ahorro” ocasionado en Sanidad siempre es falso. Cuando un político (sea en este caso Pilar Farjas como Conselleira gallega, o Leire Pajín, como Ministra española) dice que “ahorra” en algo, no busca recortar gastos en un lado para ahorrar ese dinero, o tan siquiera invertirlo en ese lado. Ese dinero normalmente va para tapar agujeros que han creado en otra partidas, o para hacer obras “vistosas” de cara a elecciones (que curioso… este año tocan elecciones, ¿verdad?) o simplemente para otros gastos “varios” de esos que en política hay tantos y después nadie sabe a dónde ha ido ese dinero.

            Cuando se hacen unos presupuestos, se suele ver lo que se ha gastado en años anteriores y se hace una previsión de gastos para el año siguiente. Normalmente, en la empresa privada, se suelen hacer lo más ajustados posibles a la realidad, incluso dejando un “extra” como partida para “imprevistos”.

            En política las cosas no funcionan así. Los presupuestos (en Sanidad… en el resto supongo será algo similar) se calculan cogiendo el presupuesto de año anterior, se comparan con el gasto real y se calcula la media de ambos si el gasto fue superior al presupuesto, o directamente se pone el gasto si éste fue inferior al presupuesto; y sobre esa cantidad se añade o se quita (normalmente se quita) una buena cantidad de dinero pues siempre es mejor trabajar sobre “deudas” que sobre “efectivo”. Y NUNCA se deja una partida para imprevistos.

            Como comprenderá cualquier persona con dos dedos de frente, así es imposible que las cosas cuadren. Siempre habrá déficit sanitario en España (y si en España lo hay, imaginad en las comunidades autónomas… muchísimo más aún). Siempre se habla del ahorro en Sanidad, siempre se hacen medidas de ahorro, y luego NUNCA se habla de lo que se ha ahorrado realmente de cuánto se ha conseguido recaudar realmente y de cuánto se ha reducido la partida presupuestaria a Sanidad, pues con ese ahorro lo único que se busca es que el año siguiente, en el presupuesto, la partida final sea incluso menor (ha habido ahorro real).

            Y la Sanidad en España NO ES GRATIS, como nos quieren hacer creer. Es muy cara. Pues unos pocos (aquellos que trabajamos) pagamos por la sanidad de Todos los demás que, por cualquier motivo, no trabajan (sea porque no pueden, sea porque no quieren). Y bien que pagamos. Y con ese dinero, en lugar de darnos aquello para lo cual estamos pagando, se decide que tenemos que pagar más, pero recibir menos. 

            A día de hoy aún no entiendo como pueden tener la cara de decir que la Sanidad en España es Gratis. No entiendo cómo pueden tener la cara de decir que la Sanidad en España es “deficitaria”. Pues tal y cómo la pagamos, cada año la partida presupuestaria es menor y menor.

            Para el año 2011 se ha calculado que en Sanidad se gastarán 4.400 millones de euros (que se dice pronto, pero empezad a poner ceros detrás y veréis que es una cantidad considerable). Y que es una cantidad que aún hay que reducir pues es muy elevada. Y lo más grave… que “no llegará” (como siempre, se gastará mucho más de lo estipulado).

            Para el año 2011 el presupuesto para el ejército es de 8.000 millones de euros. Casi el doble que el sanitario. Teniendo en cuenta que nuestro ejército es totalmente anacrónico y obsoleto, que se gaste el doble que en sanidad resulta un poco chocante. Y eso por no hablar de los gastos “burocráticos” (presupuesto de 130.000 millones de euros) y demás.

            Aún así siempre nos “venden” que hay que ahorrar en Sanidad.

            El 1 de Abril entra en vigor la nueva norma de Leire Pajín de medicamentos en unidosis (ya hablé de 
que esto es absurdo hoy día pues un medicamento de 1 comprimido sale más caro por el envase que por el medicamento en sí, de forma que intentar “ahorrar” ahí, es como intentar ahorrar comprando botellas de 5 litros de agua a 1 euro y vendiendo cada mililitro a 1 céntimo, pues sólo el envase para meter el ml. de agua ya cuesta el 90% del precio final… teniendo así que 5 litros cuestan 1 euro, y 5.000 mililitros cuestan 50 euros; y lo mismo pasará con los medicamentos).

            Y teniendo en cuenta que este año ya hemos tenido en las farmacias cada mes un nuevo jaleo… ¿con qué nos saldrá la Farjas para el 1 de mayo? Porque seguro que algo inventa para seguir tocando las narices.

3 comentarios:

MANUEL dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pilar Pato dijo...

Me interesa muchisimo el tema. Por un lado estoy de acuerdo con el consumo de genericos. Y que la consejeria de sanidad de Pilar Farjas decida hacer una lista de medicamentos, pues en principio no le veo ningun problema y solo un beneficio el ahorro.
Comentas, los problemas de los genericos. Y yo me pregunto. Antes, un medico te recetaba un medicamente que podia no estar recogido en los que pagaba la seguridad social. Te avisaba y punto. Mi medico hace eso. ¿es que ahora no se puede hacer?
Repito, me interesa muchisimo el tema, y es más que probable que tenga una información muy sesgada del tema. Un cordial saludo.

Gangrol dijo...

Pilar, gracias por la colaboración y tranquila, que mi misión aquí es aclarar las dudas (espero).

Sobre lo que comentas, los médicos antes, al igual que ahora, pueden prescribir lo que quieran, informando al paciente de si entra por el seguro o no.

El problema del Catálogo gallego radicó principalmente en el total y absoluto secretismo con el que se llevó, así como la absoluta improvisación del mismo a nivel médico y farmacéutico.
Traduciendo: que tanto a médicos como farmacéuticos se nos avisaba de los cambios el mismo día que entraban en vigor, de forma que era materialmente imposible conocerlos todos y actuar en consecuiencia.

Es por ello que los médicos no avisaban, principalmente porque no lo sabían. Y luego la gente llegaba a la farmacia y claro, el marrón nos los comíamos los farmacéuticos que "por ley" estábamos obligados a dar el del catálogo (qu no el genérico, pues muchos genéricos también fueron excluidos del catálogo).

Fueron tiempos duros para todos, y menos mal que ahora ya se ha parado todo (el TC ha adminito a trámite el recurso, el BOE lo ha publicado, y el Sergas ha admitido su culpa... aunque los políticos siguen escondiendo la cabeza, como si nada hubiera pasado).

Ante cualquier duda, pregunta, que no tengo problemas en contestar (siempre, claro, dentreo de mis conocimientos)

Un Saludo Felino
Miau