martes, 2 de junio de 2009

Politicadas

Politicadas: Dícese de aquellas acciones de los políticos cuyo único fin es el de dejar con la boca abierta a todos los que tengan un mínimo de sentido común.

Ya sé que se trata de un término nuevo, recién inventado por mí... pero en este caso creo que es la única palabra que puede definir con un poco de racionalidad lo que ocurre en el mundo político.

Expondré el caso para así poder aclarar un poco el asunto.

Resulta que hace unos días leo en el periódico que se aprueba una partida presupuestaria para hacer un polideportivo en mi pueblo. La razón de dicha acción se debe a que "el actual no cubre las necesidades de los ciudadanos".

Cuando lo leí me quedé de piedra.

Mi pueblo es un lugar típico de la Galicia profunda, es decir, cuatro casas y cuatro gatos (bueno... gatos unos cuantos más, pero no viene al caso hablar de la promiscuidad felina). Hace años se hizo un polideportivo cubierto en el que se podía jugar a tenis, futbol sala, baloncesto, etc.

Creo recordar que lo usé un par de veces a lo sumo... y siempre porque en el colegio, a veces, se solicitaba ir allí a hacer la clase de educación física.

Cuando se solicitaba en el ayuntamiento las llaves del polideportivo, la respuesta era siempre similar: "No se puede usar que se estropea" (no nos lo decían así, pero más o menos era lo que nos querían decir).

Ese polideportivo está como el primer día (es lo que tiene no usar las cosas). Y ahora que el pueblo está mucho más envejecido que antes (que ya es decir... al menos antes aún había niños en la escuela... ahora creo que el colegio público suma unos 70 niños en todos los cursos de primaria... y porque vienen de otros pueblos), es totalmente absurdo gastar dinero en tirar este edificio para hacer otro que tampoco se usará.

Por otra parte, hace un par de meses hubo una obra (otra de esas politicadas) que ocasionó una ruptura en la traída de agua del pueblo. Para arreglarla hubo que abrir las calles para encontrar las distintas fugas y arreglarlas.

La avería se arregló, pero las calles siguen abiertas.

Se destinan casi 100 millones de las antiguas pesetas (en concreto 501.000 euros) a la destrucción y creación de un polideportivo, pero no hay dinero para arreglar las calles.

¿Como definimos esto? Creo que Politicadas es una buena palabra. Nos dice que para los políticos lo único que importa es tender la mano al cazo, aprovecharse de las distintas situaciones, cobrar grandes sueldos, cobrar mayores comisiones, robar todo lo posible y más... y siempre, siempre, olvidarse de lo que realmente importa: los ciudadanos.

¿De quién es la culpa? De todos nosotros, que aceptamos esta opresión por parte de las clases dirigentes y no hacemos nada por remediarlo. Aceptamos que nos maltraten y nos roben bajo la premisa de que da igual, siempre podría ser peor.

Y la verdad es que nos merecemos todo lo que nos pasa, pues si no somos capaces de levantarnos y hacer algo para remediarlo, es todo culpa nuestra.

En las nuevas elecciones que tendremos dentro de poco (las europeas del próximo domingo), los políticos estarán encantados con nosotros. Pues como ya nos da igual todo lo que nos hagan, nuestra respuesta será la de siempre:
  • Estarán los que votarán a su partido de siempre
  • Estarán los que votarán en contra de su partido de siempre como castigo
  • Estarán los que no votarán o votarán nulo
Y son estos últimos los que más cuentan y al mismo tiempo los que menos importan. Cuentan porque con su rechazo demuestran que la política está podrida y no sirve para nada (mi estimación es que la abstención del domingo superará el 60%), pero al mismo tiempo son los que menos importan porque el no votar da más poder a los pocos que votan y por lo tanto a los votados. El no votar significa que cada vez podrán hacer más con menos apoyos. El no votar significa que nos merecemos lo que nos pase.

Entonces me diréis... ¿A quién votar? La respuesta es simple... si todos los que estamos cansados de toda esta mierda votásemos, tendríamos un 60% (Asumiendo esa abstención) de votos a repartir entre todos esos partidos minoritarios que nunca sirven para nada y que están sólo por hacer bonito y que así los grandes puedan decir que existe pluralidad. Si todos votásemos, a unos u otros de los que nunca salen, al final saldrían... saldría mucha gente que sin lugar a dudas robaría como los demás, pero que, tal vez (sólo tal vez) entre todos existiera alguien honrado que nos devolviese la esperanza en la política... y sólo mediante la aparición entre todos los corruptos que ahora nos inundan podría brillar, y haría que la gente se diera cuenta de que esto no sirve para nada.

Debemos movernos de una vez para evitar estas Politicadas que nos inundan día sí, día también.

5 comentarios:

NewYorker dijo...

100% de acuerdo querido brother! Hay una tercera solucion. Emigrar a sitios donde esas cosas no pasen :-) Eso es lo que he hecho yo!

Gangrol dijo...

... creo que el optimismo te ciega... puede que en yanquilandia estas cosas pasen menos... pero eso no significa que no pasen ;)
Miau

Zorro de Segovia dijo...

hoy soy de los de la opción B: voto de castigo, aunque últimamente voy migrando a una opción más crítica (en las generales voté al PSOE, en las municipales al PP y hoy a PUM+J, no te digo qué es para que lo busques por ahí).

Pd. si no resulta haré como el neoyorquino y emigraré a otro mundo. Melmak puede estar bien.

Gangrol dijo...

No es mala opción la de Melmak... aunque comer gato todos los días puede resultar repetitivo ;)

José Luis dijo...

Si toda acción política corrompe, la única opción para salvar la ética es la oposición sistemática. Voto en contra cada cuatro años, sea quien sea el que ocupe el sillón. O eso, o el Partido Pirata. ¿Hay alguien que no odie a la SGAE? (Los que cobren de ella,claro, pero son pocos y cobardes...)